Quién es Luis Pazos

fotolpEstudios de economía y administración en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.

Abogado de la Escuela Libre de Derecho. Estudios de Administración Pública en la Universidad de Nueva York. Cursó la especialidad de Finanzas Públicas, maestría y doctorado en la División de Estudios Superiores de la Facultad de Derecho de la UNAM.

Doctorado Honoris Causa en Ciencias Sociales de la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala.

Profesor titular por oposición de Teoría Económica en la Facultad de Derecho de la UNAM. Profesor titular de Economía Política en la Escuela Libre de Derecho. Profesor Honorario de la Universidad Francisco Marroquín.

Editorialista sobre temas económicos y financieros en varios periódicos y revistas de México, Centro y Sudamérica por cuatro décadas. Comentarista de radio y televisión.

Autor de 41 libros sobre temas económicos, históricos y políticos. Los más recientes: Los ricos del gobierno, Políticas Económicas y Desigualdad y distribución de la riqueza.

Presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, en la Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión (2000-2003).

Director General del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (2003-2006).

Presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (2006-2012).

Actualmente es Director del Centro de Investigaciones Sobre la Libre Empresa, A.C

 

Editorial reciente

Más ministros no reducen corrupción

Hay un proyecto de ley de los legisladores de MORENA cuyo objetivo es aumentar el número de ministros para que atiendan los casos de corrupción. La nueva sala compuesta con cinco ministros nuevos, propuestos por el presidente, tendrían como objetivo teórico luchar contra la corrupción, que básicamente es una obligación de cualquier juez.

Quien aconsejó ese cambio para reducir la corrupción se equivoca en identificar sus principales causas, relacionadas en gran porcentaje con la impunidad de los corruptos, la cual no se debe a la escasez de ministros, sino a la falta de acción de las procuradurías, ahora llamadas fiscalías, y a sus funcionarios operativos, los ministerios públicos, para consignar a los corruptos ante los jueces. Los procuradores, ahora fiscales, y los ministerios públicos, encargados de combatir la corrupción, bajo las órdenes del presidente, son los responsables de la gran impunidad de los corruptos.

Leer más...